header image
 

Comida Judia

LINEA109.jpg

Recetas 

Kneidalaj con pollo                                                                                                                                                                                                                           Para un Séder “un poquito” distinto…. Kneidelaj con pollo Otra variación digamos “interesante”: Necesitamos: 1 taza de carne de pollo desgrasada y molida Sal, pimienta y cualquier otro aliño o hierba que se desee agregar. Formamos las bolitas con la receta tradicional pero, antes de echarlas a la olla de sopa, les hacemos un agujerito con el pulgar, el cual rellenamos con la mezcla de carne de pollo. Cerramos la bolita, presionando con las manos para cerrar bien el agujero y cocinamos como de costumbre. Nota: sugiero aumentar el tiempo de cocción de esta receta puesto que el pollo debe cocerse muy bien, de lo contrario podría ocasionar trastornos digestivos.

Gefilte Fish

 2 kilos de pescado picado (ver nota)

4 cucharaditas de sal

2 cucharadas de azúcar

2 cucharaditas de pimienta blanca

5 cebollas grandes

6 zanahorias rebanadas

5 huevos

½ taza de agua helada

1/3 taza harina de matzá o migas de pan

Procedimiento:

Lavar las cabezas y sacar los ojos. Lavar los huesos y limpiar todo rastro de sangre.

En una olla MUY grande, poner las cabezas y huesos de pescado, la mitad de la sal, la mitad de la pimienta, dos de las cebollas cortadas en cuartos y 3 zanahorias.  Cubrir con agua suficiente y llevar a ebullición, a fuego lento. Dejar que hierva como mínimo una media hora.

Colar el caldo, descartar los huesos de pescado, su cabeza y las verduras. Obtendremos un caldo turbio.

Devolver a la olla, agregar dos cebollas más, cortadas en rebanadas y el resto de las zanahorias rebanadas en “monedas” no muy delgadas.

Llevar a ebullición, agregar más agua si está muy seco (el agua debe cubrir 2/3 de la olla) y una cucharada de azúcar.

Aparte, en un bol, mezclar el pescado picado (o pasado por la procesadora, si no quiere picar), el resto de la sal, azúcar, pimienta y la cebolla rallada. Mezclar bien y agregar los huevos, el agua helada y la harina de matzá. Mezclar muy bien hasta obtener una consistencia como de puré.

Niños: Formar pelotitas con la mezcla, lavándose las manos cada 2 o 3 pelotitas en agua con hielo. Con cuidado y la ayuda de un adulto, poner las pelotitas en la olla donde está el caldo hirviendo y cocinar tapado por 1 ½ hora.

Una vez cocidas, retirar las pelotitas del caldo y poner en una fuente que se habrá cubierto con hojas de lechuga. Decorar cada una con 1 rebanada de zanahoria cocida y enfriar.

Se sirve como entrada acompañado de Jrein.

Enviada por Cris

 

 

Mina de Maza (pastel sefaradita de matzá)

 

 

Que levante la mano aquél que JUSTO en Pésaj no se le antoja comer pizza, lasaña o pastas?

 

Bueno, aquí está la solución para esos que ante la necesidad empiezan a cuestionarse qué tan grave será “solo un pedacito”…

 

 

Necesitamos:

 

- Galletas de Matzá enteras (cantidad necesaria)

 

- ½ cebolla rallada y escurrida (sin el jugo)

 

- 2 zapallos italianos rallados

 

- 1 zanahoria rallada

 

- 1 huevo batido

 

- queso laminado (este es un artículo complicado. Lo mejor es ir a alguna tienda de productos kasher y preguntar por algún queso que cuente con supervisión rabínica para ser consumido en pésaj o simplemente omitirlo)

 

- unas rodajas de tomate

 

- salsa de tomate kasher

 

- sal, pimienta y orégano.

 

 

Preparación

 

 

En una cacerola mediana, doramos la cebolla hasta que se ponga transparente y agregamos las verduras ralladas. Si la mezcla está muy seca, agregamos un poquito de agua. Dejamos que se cocine por unos 5 a 10 minutos, hasta que las verduras esten cocidas y blandas. Dejamos reposar hasta que esté tibio. En ese momento, agregamos el huevo batido y mezclamos bien.

 

 

Niños: Pueden ayudar a que la mezcla se enfríe, si la revuelven con una cuchara de madera. Con mucho cuidado de no quemarse!

 

 

Aparte, untamos con aceite una fuente refractaria (puede ser un pyrex) y ponemos en el fondo de la fuente una galleta entera de matzá, la pintamos con salsa de tomate y cubrimos con una o dos cucharadas abundantes del relleno de verdura, esparciendo bien. Sobre la verdura, ponemos una o dos láminas de queso. Repetimos este proceso hasta terminar con el relleno. Terminamos cubriendo la superficie con más láminas de queso, rodajas de tomate y orégano.

 

 

Podemos alternar los rellenos con los niños: la mamá coloca la galleta, uno de los niños la cubre con salsa de tomate, otro el relleno y así participamos todos. La mamá puede, mientras tanto, explicarles a los niños por qué hacemos este pastel con matzá y no con la masa tradicional. Puede explicarle que esta comida es diferente pero aún así es muy rica.

 

 

Horneamos por 30 a 40 minutos a fuego regular o hasta que el queso se haya derretido.

 

 

Servir caliente.

 

Enviada por Cris